Acogimiento familiar

Acogimiento familiar

Cuando un niño o niña no puede permanecer ni con sus padres ni con su familia extensa, se propone la convivencia con una familia distinta a la suya, es decir, el acogimiento en una familia ajena, evitando así que el menor crezca en un centro de protección. En el acogimiento los niños y las niñas pueden mantener contacto con sus padres biológicos u otros familiares. En la mayoría de los casos no hay contactos entre la familia biológica y la acogedora.

Dependiendo de la situación sociofamiliar del niño o la niña, de su edad y características personales, el acogimiento se constituirá con carácter temporal o permanente.

Para ser familia acogedora se necesita la consideración de familia idónea y adecuada por parte de la Administración. Esta valoración requiere:

  • La asistencia a sesiones informativas y formativas, que ampliarán conocimientos y ayudarán a decidir con mayor objetividad si se desea seguir adelante.
  • La participación y colaboración en el estudio psicosocial de la familia interesada.

Si la valoración es favorable, en ella se indicarán las características del menor o menores que podrán integrar en la familia. En esa valoración se tendrán en cuenta varios aspectos, como las circunstancias vitales y características personales y familiares de las personas interesadas, que les permitan satisfacer adecuadamente las necesidades de estos niños y niñas.

Todas las personas y familias interesadas pueden disponer de más información contactando con la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en su provincia de residencia.

Las personas interesadas también pueden obtener más información a través de las Instituciones Colaboradoras de Integración Familiar (ICIF) que realizan funciones de apoyo para el acogimiento familiar de menores en su provincia.

Información elaborada a partir de: Servicio de Medidas de Integración Familiar. Dirección General de Infancia y Familias. Consejería de Igualdad y Políticas Sociales.