Prematuridad

Un bebé se considera prematuro cuando nace antes de la semana 37 de gestación. No todos los recién nacidos prematuros son iguales. Cuanto más prematuro sea el bebé más problemas se pueden presentar y en general hace falta más tiempo de ingreso en el hospital.

Para poder valorar el crecimiento y desarrollo de niños y niñas prematuros, hay que descontarles a su edad real las semanas que les faltaron para llegar a la 40 semana de edad gestacional. Esto es lo que se denomina la edad corregida.

Hasta los dos años hay que tener en cuenta la edad corregida para todo, incluso para la introducción de nuevos alimentos, excepto para las vacunaciones, en las que se tendrá en cuenta la edad real del niño o niña.

Información elaborada a partir de: Proceso Asistencial Seguimiento Recién Nacido de Riesgo. Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.