Prevenir accidentes

La mayoría de los accidentes infantiles son evitables. Por eso es importante saber cuáles son los riesgos a los que se expone el bebé para que podamos poner en prácticas las medidas preventivas necesarias  y promocionar hábitos saludables que además garanticen su seguridad.

Desde que sale de la maternidad en sillita: tras el alta en el hospital, si va a viajar en coche con su bebé, nunca lo lleve en brazos.  Lo aconsejable  es un sistema de retención infantil homologado y adecuado colocado en los asientos traseros del vehículo en el sentido inverso a la marcha o en asiento delantero desconectando el airbag del copiloto.

Niños y niñas deben dormir en sus cunas, no con personas adultas, boca arriba, sin almohadas. Cuando duermen, es mejor que lo hagan boca arriba y para jugar que cambien de postura. Y no se debe arropar con mantas eléctricas.

A partir de los siete u ocho meses y hasta los dos años de vida niños y niñas empiezan a gatear y andar por la casa. Su mundo se amplía y los peligros a los que prestar atención, también.

Información elaborada a partir de: Plan Integral de Atención a la Accidentabilidad de Andalucía. Consejería de Salud y Bienestar Social.