Prevenir picaduras de insectos

Prevenir picaduras de insectos

En verano las picaduras de insectos son muy frecuentes, especialmente durante el atardecer y la noche. Para prevenir la picadura de mosquitos, lo primero que se debe hacer es controlar su cría. La mayoría de los mosquitos que nos pican en nuestros hogares se han criado muy cerca, en focos domésticos como cubos, latas, depósitos y fosas sépticas mal tapadas, hasta fuentes y, sobre todo, piscinas fuera de la temporada de baño. Por ello es muy importante no guardar en el interior o exterior del domicilio recipientes (macetas, juguetes o cubos) que puedan acumular agua y, en caso de que sea imprescindible, vaciarlos al menos una vez cada dos semanas. Si no es posible evitar el vaciado o la protección, como es el caso de estanques, piscinas o fuentes ornamentales, se puede controlar su cría utilizando métodos de cloración del agua o la introducción de peces que se alimenten de las larvas y puestas.

Para evitar la picadura se recomienda emplear telas mosquiteras en ventanas y puertas, usar ropa que cubra la piel: manga larga, pantalones largos y calcetines, principalmente a la caída de la tarde, dejar la luz apagada si tenemos la ventana abierta, ya que los mosquitos acuden a la luz… En el exterior, procure mantenerse lejos de espacios donde haya agua estancada sin tratar (agua clorada), como desguaces, fuentes, piscinas hinchables, estanques, lavaderos, agujeros de árboles. También se aconseja usar repelentes en casos en los que estemos en una zona donde abunden los mosquitos y en las horas en las que pican con más frecuencia, a la caída de la tarde o durante la noche. Recuerde: no elija productos que no estén registrados para ‘uso doméstico’ y lea detenidamente el contenido de las etiquetas antes de utilizar el producto.

En caso de usar aerosoles (insecticidas) hay que airear bien las habitaciones. Deben estar igualmente registrados para ‘uso doméstico’. Los difusores eléctricos antimosquitos para el interior de las habitaciones deben usarse siempre con las ventanas abiertas al menos cuando se pernocte en ellas.