Recomendaciones para hacer frente a las altas temperaturas

Niños y niñas, sobre todo, cuando son bebés, son más susceptibles al exceso de calor ambiental porque tienen menos peso, producen menos sudor que los adultos, su temperatura corporal sube más deprisa y se adaptan peor a las altas temperaturas. Algunas recomendaciones son:
  • Entre las 11 y 18 horas evitar su exposición al sol. Aún en este horario proteger su piel con crema de índice de protección solar superior a 30, preferentemente 50, y resistente al agua.
  • Después del baño es importante secarse. El agua en la piel intensifica la acción de los rayos solares.
  • Si hay que salir a la calle, procurar que permanezcan a la sombra. Proteger la cabeza con gorra con visera o sombrero, y utilizar ropa clara y amplia, de tejidos naturales (algodón, por ejemplo)
  • Llevar agua.
  • Un ambiente fresco, mejor que mejor. Para jugar, dormir o convivir, lo ideal es la habitación más fresca de la casa.
  • Evitar habitaciones con techo tipo uralita o semejantes, que hacen que el ambiente sea más caluroso.
  • Si utilizas el aire acondicionado, la temperatura debe bastar para evitar el calor, no para que haga frío.
  • Cuidado con los cambios bruscos de temperatura, los bebés y las niñas y niños pequeños tienen menos capacidad de adaptación a dichos cambios
  • Duchar o bañar al bebé y a menores en general varias veces al día, si es necesario. Las toallas húmedas también ayudan a refrescar la piel.
  • Evitar el exceso de abrigo y nunca dejar a un niño dentro de lugares cerrados y expuestos al sol sin climatización como automóviles, casetas o tiendas de campaña.
  • Si el coche está aparcado al sol, antes de entrar, se recomienda abrir puertas y ventanas y esperar a que baje la temperatura interior del vehículo.
Acceder a vídeos con consejos frente al calor Más información en Verano y Salud. Cuidados frente al calor. Web de la Consejería de Salud Volver