Sexualidad

No existen inconvenientes para que la mujer embarazada siga disfrutando de la sexualidad. Es importante que tanto ella como su pareja sepan que las dudas, inquietudes, inseguridades y temores sobre este aspecto son normales.

Las etapas del embarazo y los estados de ánimo hacen que cambie el deseo sexual, pudiendo aumentar o disminuir dependiendo de la persona.

Aunque durante el embarazo pueda modificarse la actitud sexual, la mujer y su pareja pueden vivir una sexualidad plena y de calidad.

Sexualidad en el embarazo

Información elaborada a partir de: Proyecto de Humanización de la Atención Perinatal en Andalucía. Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.