Trastornos de conducta alimentaria

Vivimos en un mundo en el que recibimos imágenes y mensajes sobre el cuerpo que muchas veces no se corresponden con la diversidad corporal existente en nuestra sociedad. A los adolescentes les preocupa su aspecto físico y algunos se sienten acomplejados con su cuerpo y eso puede conllevar trastornos de la conducta alimentaria.

Padres y madres pueden contribuir a que no desarrollen estos trastornos favoreciendo la autoestima y actitudes sanas en relación a la alimentación y el aspecto físico. Si observa que su hijo o hija  pueda estar desarrollando una alteración de sus conductas alimentarias, es importante que intervenga y busque atención médica adecuada cuanto antes.

Información elaborada a partir de: Programa Forma Joven. Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.